Templo de la Preciosa Sangre - Santiago

Ubicada en la calle Compañía 2226 la iglesia presenta un pórtico con columnas corintias y dos torres. A partir de 1875, los arquitectos Eusebio Chelli e Ignacio Cremonesi trabajaron en la construcción de la Iglesia, el convento y los edificios aledaños, en los terrenos de la Congregación de la Preciosa Sangre.

Originalmente, el trazado del convento comprendía los terrenos que están entre Compañía y Huérfanos, y desde la Av. Ricardo Cummings hasta casi la actual Av. Brasil, y los patios del convento ocupaban parte de lo que actualmente ocupa la Plaza Brasil.

Templo de la Preciosa Sangre (Santiago de Chile)

En esta época estaba dando término a los últimos trabajos de la Iglesia y el convento de los capuchinos. En el año 1873, Sor María Magdalena Guerrero Larraín le encarga la construcción de la Iglesia de la Preciosa Sangre, obra que empezó a ejecutar dos años después. Por lo que El proyecto fue concebido teniendo como idea central la Pasión de nuestro Señor Jesucristo. Tras la muerte de Chelli (1980) lo sucedió en la obra Ignacio Cremonesi, que concluyó la obra en 1901. Ya que participaba en las obras de la catederal, terminar las obras y especialmente las fachadas interiores del templo.

Los trabajos en la obra durarón hasta 1905, pero sólo pudo entregarse al uso público el 18 de agosto de 1906, ya que en el intertanto, debieron efecturase reparaciones a los daños que le produjo el terremoto de Valparaíso de 1906. Chielli se da a conocer con su trabajo en la Recoleta Dominica y también en la de las hermanas Agustinas, cuya Iglesia resuelve admirablemente. Bien.

Descripción General del templo

En la Preciosa Sangre habría insistido en la utilización formal que usó en aquella anterior, en el juego de columnas exentas que soportan los arcos de medio punto, tanto en el frontis del altar mayor como en los nichos de los altares laterales. Es decir, unas serlianas simplificadas, que le otorgan la unidad formal a la nave única de esta pequeña Iglesia, que posee sin embargo, dos imponentes torres.

La Iglesia es de planta simétrica en cruz latina, consta de una nave principal decorada ampliamente con motivos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Está construida en albañilería de ladrillo con mortero de cal (fabricados con Cal, Arena y Agua cuya característica es la plasticidad, color y maleabilidad).

La Nave principal, ritmada por las tres serlianas que acogen las ventanas altas (bajo los arcos de medio punto, en cada lado del gran espacio interior), remota en el altar mayor, que sigue formalmente la misma expresión arquitectónica, a pesar de su mayor profusión decorativa, el que fue construido en mármol por el artista Miguel Giaconnino en 1891.

La nave posee un cielo abovedado de cañón corrido, el cual está ornamentado con dorados a fuego con inspiración de la Pasión sobre madera de álamo americano, obra realizada por el artista Calixto Guerrero Larraín, hermano de Madre Magdalena.

En cada módulo de las fachadas laterales interiores de la nave se ilustra en grandes sobre relieves policromadas las escenas de nuestro Señor. Sus altares laterales son de mármol de Carrara, se destacan a primera vista seis retablos en cada arco de la iglesia con las figuras de la pasión que están hechos en pino Oregón revestidas en escayola (Yeso espejuelo [yeso cristalizado en láminas brillantes] calcidado), con pintura policromada y sus marcos dorados son de álamo americano.

 

Todas las obras de la Congregación tienen el sello de su Fundadora: su gran amor a la pasión del Señor, lo queda ampliamente demostrado en la Iglesia de la Preciosa Sangre, pero el convento es sencillo sin ostentación.

La Iglesia y el convento de la Preciosa Sangre están considerados en la categoría de inmueble de Conservación en el plano regulador de la comuna de Santiago. Cabe destacar que los restos de Madre Magdalena Guerrero Larraín, fundadora de la Congregación “Preciosa Sangre de N.S.J.” se encuentran sepultados en este Templo desde 1968.


Consulte por el Templo para su matrimonio o celebración eucarística con la Sra. Mafalda al 02 269 942 99.

IMG_4750-1024x682

Fichas Obras y Comunidades

EDUCACIÓN:

Colegio Santa Cecilia (1912)
Dirección: Maturana #350, Santiago. Región Metropolitana.
Fono: (02) 699 42 99 – (02) 695 72 83
Fax: (02) 699 47 64
Web: www.colegiosantacecilia.cl
Email: direccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Colegio Preciosa Sangre – Ñuñoa (1938)
Dirección: Eduardo Castillo Velasco #2525, Ñuñoa – Santiago. Región Metropolitana.
FonoFax: (02) 453 37 09
Inspectoría: (02) 453 39 09
Web: www.escuelapreciosasangre.cl
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Colegio de la Preciosa Sangre – Pichilemu (1947)
Dirección: Urreola #424, Pichilemu. VI Región.
FonoFax: (72) 841 993
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Colegio de la Preciosa Sangre – Purranque (1978)
Dirección: Anibal Pinto #326, Purranque. X Región.
FonoFax: (64) 351 354
Fono: (64) 351 122
Casilla Nº61 Purranque
Web: www.colegiopreciosasangre.cl
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Colegio Niño Jesús de Praga – Rancagua (1935)
Dirección: Población Centenario, Acevedo #265, Rancagua. VI Región.
FonoFax: (72) 222 336
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 SALUD:

Clínica Psiquiátrica Santa Cecilia (1905)
Dirección: Huérfanos #2247, Santiago. Región Metropolitana.
Fono: (02) 699 68 38 – (02) 699 06 43
Fax: (02) 671 93 60
Web: www.clinicasantacecilia.cl
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Hogar Preciosa Sangre  Puente Alto (1980)
Dirección: Independencia #1210, Puente Alto – Santiago. Región Metropolitana.
Fono: 022 850 03 15
Casilla Nº87, Puente Alto
Hogar Preciosa Sangre (1950)
Dirección: Agua Santa #782, Viña del Mar. V Región.
Fono: (032) 247 36 38 – (032) 277 56 21
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

MISIÓN:

Hogar Adulto Mayor de la Preciosa Sangre
Dirección: Sotomayor #615, Mulchén. VIII Región.
Fono: (43) 561 887

Nuestra Señora de la Preciosa Sangre

La devoción a María siempre ha jugado un rol importante en la espiritualidad de la Preciosa Sangre, desde el tiempo de San Gaspar y de Santa María de Mattias en adelante.

Nuestra Señora de la Preciosa Sangre

La imagen de Nuestra Señora de la Preciosa Sangre se remonta, en nuestra tradición, a San Gaspar del Búfalo. Él tomó una pintura de un artista anónimo de María cargando al Niño Jesús en su brazo derecho, con su mano izquierda extendía una invitación, la cual era ampliamente conocida en la Italia central de esa época. Sobre esta pintura, él ordenó al pintor Pozzi que agregara un cáliz en la mano del Niño Jesús. (Por esta razón, esta pintura es conocida en algunas regiones, tales como Italia y Alemania, como ‘la Virgen del Cáliz’). Esta pintura llegó a estar estrechamente relacionada con las misiones populares que predicaban San Gaspar y su grupo de misioneros.

San Gaspar estaba habituado a decir que era la Virgen la que predicaba las misiones. Por un tiempo, esta imagen de la Virgen, mostrada en cada misión emprendida por los misioneros, era el símbolo que identificaba más a la joven congregación misionera que la cruz misionera misma.

¿Cómo habló esta imagen de Nuestra Señora de la Preciosa Sangre al pueblo de la primera mitad del s. XIX? Se tiene que comprender en el contexto de cómo la devoción de la Preciosa Sangre era entendida en esa época. La clave a esa devoción era ver la sangre de Cristo derramada en la cruz como signo del irresistible amor de Cristo por nosotros, aun cuando seamos pecadores. La visión de la sangre (y por extensión, del cáliz) había de provocar la contrición por el pecado, y de aumentar el celo por participar en la obra salvadora de Cristo llevando una vida renovada y recta. Que el niño Jesús porte la copa subraya la inocencia del sufrimiento de Cristo y su gran autodonación a nosotros. La participación de María en esta invitación a contemplar el cáliz sólo refuerza

esta comprensión de autodonación y nuestra respuesta a ello. La contraposición de la inocencia y el sufrimiento, y de una madre que, en su amor, nos invita a entrar en el sufrimiento de su hijo inocente, conlleva a una imagen poderosa y conmovedora. Su efecto sobre aquellos en las misiones populares, incluyendo la Santa María, muestra cómo ayudó a aumentar la devoción y dedicación entre los cristianos de esa época.

La devoción a la Preciosa Sangre a lo largo del s. XIX y durante gran parte del s. XX planteó a la sangre de Cristo como signo del amor de Cristo. La contemplación de los derramamientos de sangre de Jesús tuvo la intención de remover las emociones de contrición, celo por las cosas de Dios, y el compromiso a una vida cristiana más profunda. Éstos son valores fundamentales para la vida cristiana. Si la devoción disminuyó por un tiempo después del Concilio Vaticano II, fue porque el enfoque en la relación del alma del individuo con los sufrimientos de Jesús no consideró de manera suficiente los amplios recursos bíblicos y litúrgicos para comprender el símbolo de la sangre de Cristo. Ni el carácter individual de la devoción tocó directamente el potencial social y eclesiológico del símbolo. La espiritualidad de la sangre de Cristo que se ha desarrollado desde los años 1980’s ha sido un esfuerzo para reparar este desequilibrio.

¿Adónde deja esto la imagen de Nuestra Señora de la Preciosa Sangre hoy en día? Tal como fue dicho, los elementos de la devoción del siglo XIX continúan siendo importantes, y todavía son centrales para las vidas espirituales de los cristianos en algunas partes del mundo. La espiritualidad siempre debe hablar a un contexto. Si no habla tan fuertemente a algunos grupos el día de hoy es debido a un cambio en los contextos, así como los cambios en la conciencia provocados por las reformas del Concilio Vaticano II.

Incluso con eso, Nuestra Señora de la Preciosa Sangre o la Virgen del Cáliz puede ser investida con significados que pueden ajustarse mejor a algunos contextos de hoy. El ofrecimiento del cáliz puede despertar la memoria con las palabras de Jesús “¿Pueden beber la copa que yo beberé?” (Mc 10,38). La copa en su sentido bíblico fue vista como la suerte de uno, la medida de su destino. La suerte, el destino de Jesús era asumir graves sufrimientos por los pecados del mundo, aunque él mismo no tenía pecado. Al asumir ese sufrimiento, él no sólo nos liberó del control del pecado. Él también se identificó con todos aquellos que sufren en el mundo. Su propio sufrimiento llegó a ser una forma o modelo en la que podemos colocar nuestros propios sufrimientos (cf. Fil 3,10). Es importante recordar que el sufrimiento en sí mismo no eleva o ennoblece. El sufrimiento es destructivo, como vemos muy frecuentemente en nuestros ministerios. Sólo cuando somos capaces de asociar nuestro sufrimiento con algo más grande o grandioso que nosotros mismos, hay una oportunidad de que el sufrimiento se haga redentor. Para los cristianos, algo más grande o más grandioso es el sufrimiento de Cristo, a través del cual todo el mundo está redimido y reconciliado con Dios.

Fuente: Misioneros de la Preciosa Sangre/Chile

Vocación CPS

 

Vocación equivale a llamada. Todos hemos sido llamados. Llamados a la existencia como hombres o mujeres; al seguimiento de Cristo como cristianos, a salvarnos en comunidad y en Iglesia; a realizar nuestra existencia cristiana como laicos, como religiosos, como ministros o servidores de la comunidad.

Llamar a uno por el nombre significa reconocerlo en su existencia personal, hacerlo nacer, en cierto sentido, como “partner” y compañero en el encuentro y en el amor

Dios llama a un Pueblo y su llamada convoca a una Alianza y un Pacto particular Dios llama a personas particulares a una relación personal de amor y de amistad para confiarles alguna misión especial. Dios sigue llamando…

Quizás a ti, querida joven, el Señor te está llamando a seguirle con más radicalidad en la vida religiosa… ¿Por qué no? Dios sigue llamando, y puede estar llamando a tu puerta.

ACRÓSTICO VOCACIONAL

Voluntad de Dios: Búsqueda diaria
– “Que quieres Señor de mi
– a la escucha de Dios y del Mundo

Oración personal: Diaria, Semanal
– diálogo con Dios
– diálogo con el mundo

Cristo-motivo primero y último de la respuesta vocacional
– encuentro con El en el Evangelio, en los sacramentos
– encuentro con El en los Pobres: amor

Acompañamiento personal:
– para el crecimiento personal
– para el discernimiento de las llamadas
– diálogo con el acompañante

Compromiso: Eclesial-Social
– sentido de Iglesia
– sentido social

Iglesia: Vida en grupo
– hermano y servidor de los hermanos
– la misión de la Iglesia

Orientación de la vida: Organización de la vida
– proyecto personal de vida

No:
– saber decir No a cuanto rompa el equilibrio con todo lo anterior
– saber decir No a cuanto impida la respuesta

 

Superioras Generales a través del tiempo

Rvda. M. Loreto Fuentes
Periodo: 2012 – 2018

Rvda. Madre M. Lourdes Muñoz  Gaete
Periodo: 2000 – 2012

Mujer sencilla, de trato amable, crea armonía dentro de la Congregación, de Mucha caridad, trata de pasar inadvertida, amante a la naturaleza, muy preocupada de las hermanas enfermas.

Rvda. Madre M. Asunción Branchesi Merlo
Periodo: 1996 – 2000

Una Mujer muy inteligente, ha indagado sobre la Fundadora y escrito sobre ella, ha desentrañando verdades que hasta hoy en día se ignoraba, muy sabia y prudente en sus relaciones con toda la comunidad, de una profunda oración.

Rvda. Madre M. del Sagrado Corazón Sepúlveda Barrientos
Periodo: 1984 – 1996

De Carácter fuerte, inteligente, muy social con la Iglesia y Laicos, muy preocupada por sus religiosas enfermas y ancianas, destacando a la Congregación en la Conferencia de Religiosos, dejando una huella imborrable dentro de la Iglesia hasta ahora.

Rvda. Madre M. Elena Spaolonzi Almendares
Periodo: 1966 – 1984

Una Mujer amable, culta, fina y educada; su rostro refleja serenidad y mucha sabiduría; Con ella se reconoció la Fundadora y el amor a la Preciosa Sangre de N.S.J.; Fue a Roma donde nos dio a conocer como Congregación. 

   Rvda. Madre Matilde Jamett Maturana

Periodo: 1960 – 1966

Se destaca por su inteligencia clara y sencilla, Mujer valiente y arriesgada, lucha para que sus religiosas obtengan sus títulos, visionaria. Muy conservadora en el horario hasta el final de sus días. Es la última religiosa que utiliza el primer hábito. 

   Rvda. Madre Magdalena Flores Villegas

Periodo: 1957 – 1960

Alta, de un fuerte temperamento,  una mujer  muy social, de una caridad inmensa, respetada y conocida por el clero de la época, trabajadora y abnegada en sus labores.

   Rvda. Madre Úrsula Montes Rojas

Período: 1945 – 1954

Alta, con una tez de un suave moreno, con un rostro que reflejaba mucha dulzura, de modales muy finos, culta, de gran riqueza y profundidad interior, de una personalidad exquisita, pero firme de carácter. Pero muy delicada de salud.

 

Rvda. Madre María Cecilia Guerra
Periodo: 1907 – 1945

Es nombrada el 3 de Mayo de 1907, gobernando ininterrumpidamente hasta 1945. Matrona de profesión, físicamente baja de estatura, de un destacado dinamismo vivaz, muy inteligente, de mucha sabiduría, luchadora hasta el fin.  
   Rvda. Madre Magdalena Guerrero

Fundadora
Periodo: 1887 – 1906

Educada en un hogar feliz, piadoso y muy cristiano, tuvo todo el amor y cuidado de una madre abnegada, que vació en ella… Leer más…